Airbender 3D en Kinépolis con Master Image

Airbender 3D

Cartel de Airbender 3D

Hace un par de semanas se ha estrenado la última película de M. Night Shyamalan, Airbender, en versiones de pelicula, digital y 3D y yo, claro, fui a verla en 3D. La película cubre el primer libro de la trilogía: Agua. Disculpad que vaya con retraso en la actualización del blog, ya se sabe, el veranito… que estoy salvando al mundo…

La película se basa en la serie de dibujos animados “Avatar: la leyenda de Aang” pero se la ha rebautizado para evitar cualquier tipo de confusión con el film de Cameron. Yo he de confesar que no he visto ningún capítulo de esta serie, pero mis compañeros me comentaron que salieron decepcionados en cuanto a la falta de profundidad de los personajes y de fidelidad a determinados nudos argumentales del original. Entretenida, especialmente para el público más joven, aunque se sale, para peor (es mala) de todo aquello a lo que nos tenía acostumbrado en director de origen indio.

En cuanto a la estereoscopía 3D, que es lo que nos ocupa, ya que éste no es un blog de crítica de cine, se trata de una de las, aún en minoría, producciones en 3D no de animación y, francamente, el resultado 3D me ha decepcionado.

Al salir del cine, nuestra primera pregunta a resolver es si la película se había grabado nativamente en 3D o se trataba de una convesión de las malas, estilo “¡soltad al kraken!“. Googleando un poco, he descubierto que, efectivamente es una conversión de 2D a 3D, como Furia de Titanes, en esta ocasión realizada por la compañía Stereo D, que trabajo con Cameron y que no se ha lucido, precisamente.

Además, ha sido mi primera visita para disfrutar de una película en 3D en el complejo de cines Kinépolis de Madrid, desde que sustituyeron el sistema Dolby Digital 3D por el Master Image 3D, y la verdad es que también he salido muy decepcionado. El sistema Master Image 3D se basa en el mismo principio de polarización de luz que el RealD y el espectador, en este complejo, tiene la libertad de acudir con sus propias gafas desechables, o de adquirir unas por el precio de 1 euro, que luego puede conservar. Al comienzo de la proyección noté incómodos reflejos y ví que las gafas estaban rayadas. El cine me las sustituyó inmediatamente y sin ninguna pega, pero comprobé, que aunque menos, las nuevas gafas también estaban rayadas. Mala calidad y no sé si será un defecto de fabricación o que, a pesar de entregarse en bolsitas de plástico individuales al almacenarlas las rozan unas con otras. Probaré en otros cines con el mismo sistema.

Gafas 3D MasterImage

Gafas 3D MasterImage

En cualquier caso, y aunque las gafas hubieran sido perfectas, se apreciaba una notable pérdida de luminosidad frente a observar la proyección sin ellas. No sé por qué el cine no compensa la luminosidad del proyector.

En definitiva, que las 3D en esta película son prescindibles. Si nunca habéis visto una película en 3D no es ésta con la que hay que empezar. Recomendable verla en 3D si sois tan forofos como yo y no os importa pagar un pequeño suplemento.

Compartir: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • TwitThis
  • Facebook
  • MySpace
  • Meneame
  • Technorati
  • BarraPunto
  • del.icio.us
  • email
  • Print

Otros artículos relacionados:

  1. Día 3D en Kinépolis Madrid
  2. El viernes vi Toy Story 3 en IMAX 3D Madrid