Ayer estuve en Pandora (Reportaje y crítica de Avatar)

Aeronaves terrestres volando en el crepúsculo de Pandora

Aeronaves terrestres volando en el crepúsculo de Pandora


Hoy en día ser innovador en el cine (como en cualquier otra cosa) es realmente difícil. Y es que creo que ya no es posible innovar de forma disruptiva como en su momento hicieron Ben-Hur o Star Wars. Pero la innovación, la originalidad, también puede surgir de la combinación y mejora de elementos existentes.

El guión de Avatar, quizá lo menos original de la película, es una mezcla de películas que ya hemos visto: un 35% de Pocahontas, un 30% de Bailando con lobos, un 15% de Star Trek: Insurrección, un 10% de El Señor de los Anillos, una pizca de El Retorno del Jedi y un 10% de muchas otras películas épicas, de aventuras y con romance incluido. Pero hoy en día ¿qué película podemos ver que no nos recuerde a otras?

Y es que sí, hay problemas éticos, romance, aventuras, batallas épicas… pero con un transfordo profundo, como suele gustarnos a los trekkies, un transfondo ecológico con tintes místicos. Y es que donde George Lucas empleaba la fuerza, James Cameron tiene a su particular Gaia, en Pandora, a la que llaman Eywa, donde nos muestra un ecosistema en el que todos los seres se encuentran unidos y pueden generar un vínculo e interconectarse entre sí.

James Cameron en el set de Avatar

James Cameron en el set de Avatar

James Cameron sabe como despertarnos las emociones, en qué momento hacer sentir empatía, rabia, desolación o fuerza. También sabe como rozar el límite de lo no creíble sin llegar a tocarlo: cuando parece que va a sucer algo que no puede ser (suponiendo claro, que admitamos la existencia de las leyes del universo Cameron), pues va y se queda cerca, pero no sucede.

Es im-pre-sio-nan-te la detalladísima concepción visual de este universo de Avatar y del mundo de Pandora. La esmeradísima atención al detalle, no sólo reflejada en el completísimo (sí, pongo todos los adjetivos en superlativo) y coherente diseño de instalaciones, equipos, vehículos, exoesqueletos, armas, naves (donde hay cierto “tufillo a Aliens y Terminator, especialmente en las aeronaves”) sino en el cuidado por reflejar una realídad en detalles que pueden pasar desapercibidos, como el momento en que despega un batallón de naves y, aunque la acción de la película está en ese momento en el centro de control, se puede ver a través de un ventanal en una esquina como a uno de los soldados se le vuela la gorra e intenta cogerla. Anecdótico que las pantallas de visualización que emplean los humanos, son todas 3D estereoscópicas (además de los obligados hologramas).

En cuanto al ecosistema creado, sólo puedo admirarme por la imaginación empleada. La cantidad de formas de vida (algunas inspiradas en animales que nos son habituales a los buceadores, pero desconocidas para la mayor parte de la gente), y la coherencia de las mismas, abruma. Y digo coherencia, porque, al contrario que Lucas, que se inventa toda clase de seres biológicamente imposibles, por absurdos, la biodiversidad de Pandora, sí parece tener sentido. La pega más fuerte, dentro del frikismo, creo que podría resaltar, es de colocar cuatro patas delanteras en lugar de traseras a los hexúpedos que los Na’vi, los nativos de Pandora, emplean como montura.

Os habréis dado cuenta de que, hasta ahora, no he hablado de los alardes tecnológicos, y en concreto de las 3D. Y es que Avatar no es una película al servicio de los efectos especiales, la tecnología, los modelos 3D o la estereoscopía. La película tiene un valor y una calidad en sí misma. Por tanto, ¿recomendable? sin duda. Sus 161 minutos no se hacen largos en absoluto, aunque también es cierto que podría haberse recortado un poco. En cualquier caso, se trata de entretenimiento puro.

Pero bueno, hablemos ya de la tecnología.

En primer lugar y por mucho que nos pese, hay que reconocer que la imagen sintética no es verdaderamente fotorrealista. Ni lo era la segunda trilogía de Star Wars (se veía mucho el plumero en El ataque de los clones) ni lo es el mundo de Pandora. Como podréis ver en el trailer, no dejan de ser dibujos animados, aunque, vale, son los dibujos animados más perfectos hechos hasta el momento.

Avatar - Gráficos CGI

Avatar - Gráficos CGI

De hecho , el fotograma que veis a la izquierda, despertó polémica por por parecer una combinación de imagel real y sintética, pero unos de los artistas de Weta Digital ha confirmado que todo en él son gráficos generados por ordenador. En cualquier caso, arriesgándome a errar, me atrevería a adivinar que el rostro Na´vi que acaricia una mano humana en una de la últimas escenas de la película, es maquillaje, mientras que en todas las apariciones anteriores es sintética. Cuando la veáis, fijaos en el detalle del maquillaje sobre la piel. Yo creo que hay diferencia.

Lo que sí destaca y no tiene comparación es la perfección alcanzada con las expresiones faciales de los personajes sintéticos. Habitualmente, en otras producciones, se marcan unos puntos en los rostros y cuerpo de los protagonistas que estásn asociados al modelo 3D, se graba el movimiento y luego se reproduce con el personaje sintético. Para esta película se han desarrollado unas cámaras de alta resolución que se colocaban fentre al rostro de los protagonistas, como si de micrófonos se tratara y eran capaces de registrar hasta las dilataciones de sus pupilas y todo esto se ha trasladado a los personajes sintéticos. No hemos visto nada parecio hasta ahora.

En cuanto a las estereoscopía: 5 palabras. “Es”, “pec”, “ta”, “cu” y “lar”. El grado de perfección alcanzado con esta película hace que realmente, el efecto estereoscópico conseguido con la imagen real sea mejor, que el alcanzado con la imagen sintética. En los escenarios reales, las instalaciones, las habitaciones, la acción con actores reales, se puede ver el aire, se palpa la atmósfera y la profundidad es real. Un detalle curioso son los subtítulos (hay diálogos en el idioma aborigen de los Na’vi), que no se han colocado en el plano más cercano al espectador sino que, a veces hay un personaje más cerca del espectador que los subtítulos, que se han integrado en la escena.

Resumiendo, Cameron se ha marcado otro tanto. Una película recomendable, imprescindible para todo aficionado, diría yo. No por que esté en 3D, sino por sí misma.

Pasará a la historia del cine, pero no creo que marque un antes y un después.

Para ver más:

NOTA: Ayer ví la película en la Sala 3 de los cines Abaco Alcobendas de Madrid, que cuentan con el sistema Dolby3D Digital.

Compartir: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • TwitThis
  • Facebook
  • MySpace
  • Meneame
  • Technorati
  • BarraPunto
  • del.icio.us
  • email
  • Print

Otros artículos relacionados:

  1. Ayer vi Destino Final 4 y el tráiler de Avatar en 3D
  2. Estreno mundial de Avatar (3D)
  3. Trailer definitivo de AVATAR en castellano
  4. Avatar: la mayor recaudación de la historia gracias a las 3D
  5. Acabo de volver de Pandora